Project Description

INESTABILIDAD DE TOBILLO

El esguince de tobillo es una de las lesiones más comunes en el deporte de competición y las actividades recreativas. El tratamiento conservador obtiene excelentes resultados en la mayoría de los casos, sin embargo en algunas ocasiones pueden evolucionar hacia una inestabilidad crónica. Dicha inestabilidad afecta al ligamento peroneoastragalino anterior de manera aislada en el 80% de los casos. A menudo, estas inestabilidades presentan lesiones asociadas y evolucionan a cambios degenerativos articulares.

El diagnóstico de la inestabilidad crónica de tobillo se basa fundamentalmente en dos pilares, la historia clínica del paciente y una correcta exploración física.

El manejo inicial se basará en el tratamiento rehabilitador, si no se produce mejoría tras 6 meses de tratamiento conservador adecuado estaría indicado un tratamiento quirúrgico.

LESIONES OSTEOCONDRALES DEL ASTRÁGALO

Se trata de una lesión que afecta al cartílago articular y/o hueso subcondral del astrágalo. Las lesiones laterales suelen ser de origen traumático, superficiales y con abundantes síntomas mientras que las mediales son más frecuentes, profundas, sin origen traumático claro y pueden cursar de manera asintomática.

La clínica puede presentarse como un esguince de tobillo o una fractura de tobillo que evoluciona de manera tórpida o un tobillo doloroso crónico sin antecedente claro. También suele aparecer inflamación y episodios de bloqueo.

La resonancia magnética es la prueba de elección para ver el tipo de lesión, la estabilidad y temporalidad de la misma.

Las lesiones estables deben ser tratadas en primer lugar mediante tratamiento conservador, planteándose la cirugía en caso de persistencia de clínica.

En el caso de lesiones inestables, el tratamiento es quirúrgico en la mayoría de ocasiones.

IMPINGEMENT ANTERIOR

Se debe a la inflamación producida en la zona anterior de la articulación entre la tibia y el astrágalo, con sinovitis reactiva y habitualmente formación de osteofitos. La instauración de los síntomas, como son el dolor anterior y pérdida de extensión o dorsiflexión de tobillo, es lenta. A medida que avanza la enfermedad va limitando la actividad deportiva, sobre todo en el chute o posiciones extremas en la danza.

La radiología simple de tobillo y en algunos casos la resonancia magnética ponen de manifiesto estos osteofitos y la inflamación de la sinovial.

En un principio se utiliza el tratamiento conservador. En caso de no respuesta o deportistas de alto nivel la infiltración local con corticoides puede ser efectiva, utilizando el tratamiento quirúrgico artroscópico en casos evolucionados con grandes osteofitos.

OS TRIGONUM

Se trata de un cuadro provocado por el pinzamiento de partes blandas entre la tibia y la parte posterior del astrágalo debido a la presencia de un hueso accesorio (Os Trigonum).

Este impingement causa dolor en la zona posterosuperior del talón cuando se realiza la flexión plantar forzada, muy frecuente en deportes como el ballet o el fútbol.

La radiología simple y la ecografía son útiles para el diagnóstico de esta patología y valoración de otras estructuras, mientras que la resonancia magnética complementa en la temporalidad de la lesión.

En primer lugar se utiliza tratamiento conservador con infiltración ecoguiada de corticoides. En caso de no mejoría el tratamiento será quirúrgico.

FASCITIS PLANTAR

Se debe a una alteración degenerativa por tracción crónica de la fascia plantar en su inserción calcánea.

Es la causa más frecuente de talalgia en corredores.

El pie plano o acortamiento del complejo gastrocnemio-sóleo predisponen a esta lesión.

La clínica se caracteriza por dolor en el primer paso de la mañana, al inicio de la actividad o carrera y a la presión sobre el tubérculo posterointerno del calcáneo.

La mayoría de ocasiones mejora con tratamiento conservador (fisioterapia, ortesis, ondas de choque…). En caso de no mejoría se procede a la resección parcial de la misma.

TENDINOPATÍA Y ROTURA DEL TENDÓN DE AQUILES

El tendón de aquiles es uno de los tendones más grandes y fuertes del cuerpo humano. Las causas de esta patología puede deberse tanto a factores intrínsecos (edad, malalineación del miembro, acortamiento tríceps sural…) como a factores extrínsecos (fármacos, factores relacionados con la actividad, factores ambientales).

Se da sobre todo en deportistas varones entre 30 y 50 años que realizan actividades de salto y carrera (Running, fútbol, tenis, pádel…).

La clínica es muy variable, desde molestias tolerables a dolor invalidante en las tendinopatías, hasta la sensación de dolor brusco o “signo de la pedrada” en las roturas del mismo.

Pueden observarse signos clínicos externos como el engrosamiento o signo del hachazo e imposibilidad de la flexión dorsal del tobillo en las roturas del tendón.

La prueba complementaria más utilizada es la ecografía, tanto para el diagnóstico como el tratamiento.

El tratamiento de elección en las tendinopatías es el conservador (ortesis, plantillas, ondas de choque, infiltraciones, fisioterapia), utilizando el tratamiento quirúrgico tras 6 meses de tratamiento conservador sin mejoría.

En el caso de las roturas agudas, hay que tener en cuenta la edad del paciente, comorbilidades y expectativas del paciente a la hora de decidir el tipo de tratamiento.

Entradas recientes

Especialidades

Datos de contacto

  • 902 121 001 - 951 011 150

  • CHIP - Complejo Hospitalario Integral Privado
    Av. de Carlos Haya, 121
    29010 Málaga, España