Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Hombro – Sindrome Subacromial

Se debe a la compresión del tendón y la bursa subacromial contra el acromion durante el segmento medio de la elevación del hombro.

También conocido como impingement (roce), el síndrome subacromial fue descrito por Codman en 1934 mediante estudios clínicos y en cadáver, llegando a la conclusión de que los microtraumatismos repetitivos y la inflamación causaban esta patología. Así fue descrito como tendinitis crónica y bursitis subdeltoidea causadas por la compresión del tendón y la bolsa contra el acromion durante el segmento medio de la elevación del hombro.

El síndrome subacromial fue divulgado por Neer en 1972 como una entidad clínica en la que existía una compresión patológica del manguito de los rotadores contra las estructuras anteriores del arco coracoacromial, el tercio anterior del acromio, el ligamento acromiocoracoideo y la articulación acromioclavicular.

Síndrome subacromial u Hombro doloroso - doctor abel gomez caceres - malaga 1
Síndrome subacromial u Hombro doloroso - doctor abel gomez caceres - malaga 2
Síndrome subacromial u Hombro doloroso - doctor abel gomez caceres - malaga 3
SÍNTOMAS

Neer definió 3 fases de pinzamiento relacionados con la edad, signos físicos y evolución clínica:

FASE 1 – Edema e inflamación

  • La edad de presentación suele ser en menores de 25 años, aunque esta fase puede aparecer a cualquier edad.
  • Como signos clínicos habituales presenta: dolor en la zona anteroexterna del hombro, desde el troquiter a la cresta anterior del acromion; abducción dolorosa entre 60 y 120º, aumentando contra resistencia a 90º; la movilidad puede estar disminuida.
  • Su evolución suele ser a la reversibilidad.

FASE 2 – Tendinitis

  • Suele aparecer entre los 25 y los 40 años.
  • Presenta como signos clínicos los mismos del estadio  1 más crepitación de partes blandas por cicatrización en el espacio subacromial; sensación de atrapamiento al bajar el brazo a unos 100º y una limitación de la movilidad activa y pasiva.
  • Habitualmente es irreversible.

FASE 3 – Espolón óseo y rotura tendinosa

  • La edad de presentación suele ser en pacientes de más de 40 años.
  • Tiene los signos de los estadios 1 y 2 más la limitación de  la movilidad principalmente activa; atrofia del infraespinoso; debilidad a la abducción y rotación externa del hombro; afectación del bíceps y dolor a palpación en la articulación acromio-clavicular.
  • Es irreversible.
CAUSAS

Cuando se sospecha un síndrome subacromial es importante diferenciar que sea primario o secundario.

– PRIMARIO:  es el resultado de una relación mecánica anormal entre el arco acromiocoracoideo y los tendones del manguito rotador. Causas conocidas son:

  • En acromioclavicular: alteración congénita u osteofito.
  • En acromion: no fusión congénita, osteofitos o anormal consolidación tras la fractura.
  • A nivel de coracoides: alteración congénita o alteración de la forma tras el trauma o la cirugía.
  • En troquiter: alteración congénita o consolidación viciosa.
  • En los tendones: engrosamiento (depósitos cálcicos), engrosamiento tras el trauma o la cirugía o irregularidad por desgarro.

Son pacientes que suelen superar los 40 años de edad, presentan habitualmente dolor en la región anteroexterna del hombro y porción superior del brazo, dificultad para dormir sobre el lado afecto, sensación de disminución de fuerza y dolor en actividades por encima de la cabeza.

– SECUNDARIO: es un hecho clínico que se traduce en un estrechamiento relativo del espacio subacromial. Suele ser la consecuencia de una inestabilidad escápulo-humeral o escápulo-torácica. Los pacientes con síndrome subacromial secundario suelen ser más jóvenes y realizan deportes con movimientos so- bre la cabeza (natación, tenis, etc.).

DIAGNÓSTICO

El diagnóstico se realiza a través de la valoración médica sistemática del individuo. Al elaborar la historia clínica, se requiere recopilar toda la información posible sobre los antecedentes del dolor en el hombro, inicio, localización, progresión, irradiación, factores desencadenantes, intensidad del dolor, incapacidad funcional de hombro y tratamientos previos, al igual que sobre los antecedentes laborales y extralaborales.

A partir de esta información se caracteriza el cuadro actual, de acuerdo con los siguientes lineamientos:

Presencia de dolor en la región deltoidea con limitación para abducción, rotaciones interna y externa de hombro; pueden orientar hacia patología del manguito rotador.

  • Existencia de dolor en la cara anterior del hombro que se extiende a lo largo del tendón bicipital hasta la inserción tendinosa en el antebrazo; puede sugerir una tendinitis bicipital.
  • Presencia de dolor e hipersensibilidad en el tercio superior del hombro con limitación para la abducción pasiva y activa, siendo mayor en movimientos activos; debe hacer sospechar de bursitis. En el examen físico, además de la evaluación osteomuscular completa del hombro, cintura escapular y región cervical, se recomienda la inspección y evaluación neurológica detallada. Se evalúan signos específicos que ayudan al diagnóstico, así:
    • Test de Neer, Hawkins y Yokum positivos, hacen sospechar patología del manguito rotador.
    • Test de Speed (dolor anterior irradiado al tendón del bíceps al realizar resistencia frente a la antepulsión del hombro sobre la mano; la posición del brazo es en extensión, antebrazo supinado, palma arriba y hombro en 70º de flexión) y Yergason (dolor a nivel del bíceps con la supinación contrarresistencia teniendo el codo en flexión de 90º, antebrazo en pronación y el brazo en aducción pegado al cuerpo) positivos sugieren el diagnóstico de tendinitis bicipital.

Protocolo de Tratamiento Quirúrgico

De principio a fin el Doctor Gómez Cáceres realizará un seguimiento personalizado y recomendaciones específicas para un pronta recuperación

INDICACIONES
  • Clásicamente, el manejo fundamental del síndrome subacromial en el hombro han sido los programas de ejercicios de rehabilitación con intervención quirúrgica posterior en el caso de anatomía subyacente de corrección, patología asociada (manguito rotador) que lo precisara, o el fracaso de la respuesta a la fisioterapia. Sin daño estructural conocido, las terapias no quirúrgicas con un programa de ejercicio controlado, AINE e inyecciones subacromiales se consideran el tratamiento de elección durante los primeros 3 a 6 meses de tratamiento.
  • La fisioterapia para el síndrome de pinzamiento del hombro debe consistir en ejercicios que se centren en el fortalecimiento del manguito rotador, con un enfoque especial de los músculos del manguito rotador supraespinoso e infraespinoso, el trapecio y el serrato anterior, ejercicios de fortalecimiento y reeducación para minimizar la discinesia escapular.
  • La descompresión subacromial artroscópica consiste en una acromioplastia en el borde anterolateral, el desbridamiento de la bursa y la resección del ligamento coracoacromial. Dos parecen ser las indicaciones menos cuestionadas:
    • Tendinopatías (sin rotura), que no ceden al tratamiento conservador en un periodo mínimo de 3 meses
    • En roturas tendinosas, cuando exista compromiso subacromial (acromion tipo II o III), asociado al desbridamiento o sutura tendinosa.
CUIDADOS POSTOPERATORIOS (Primera Semana)
  1. Mantener el miembro afecto en cabestrillo.
  2. El cabestrillo podrá ser retirado para el aseo diario y realizar los ejercicios de fisioterapia.
  3. Aplicar hielo (no directamente sobre la piel) durante 15 minutos 4-5 veces al día
  4. Tomar los antiinflamatorios y analgésicos recomendados.
  5. Cuidados de la herida y vendaje:
    • No se debe cambiar ni retirar el vendaje durante los 2-3 primeros días de la cirugía a no ser que se encuentre muy mojado o saturado de sangre. En los últimos casos se deberá cambiar el vendaje por personal sanitario para descartar alguna complicación.
    • A los 3-4 días realizar cura y sustituir vendaje por apósitos planos
    • Curas locales cada 3-4 días con antiséptico.
    • Usted puede ducharse, pero las heridas deben permanecer secas.
    • Retirada de puntos a los 12-14 días tras la cirugía.
    • Evite la exposición solar directa durante 6 meses. Puede lograrlo con un vendaje o con protector solar SFP-50.
Trabajo Específico
  1. Mantener el miembro afecto en cabestrillo.
  2. El cabestrillo podrá ser retirado para el aseo diario y realizar los ejercicios de fisioterapia.
  3. Aplicar hielo (no directamente sobre la piel) durante 15 minutos 4-5 veces al día
  4. Tomar los antiinflamatorios y analgésicos recomendados.
  5. Cuidados de la herida y vendaje:
    • No se debe cambiar ni retirar el vendaje durante los 2-3 primeros días de la cirugía a no ser que se encuentre muy mojado o saturado de sangre. En los últimos casos se deberá cambiar el vendaje por personal sanitario para descartar alguna complicación.
    • A los 3-4 días realizar cura y sustituir vendaje por apósitos planos
    • Curas locales cada 3-4 días con antiséptico.
    • Usted puede ducharse, pero las heridas deben permanecer secas.
    • Retirada de puntos a los 12-14 días tras la cirugía.
    • Evite la exposición solar directa durante 6 meses. Puede lograrlo con un vendaje o con protector solar SFP-50.

Trabajo Específico

Descarga los PDF con los ejercicios postoperatorios y trabajo específico por semanas.

Escalas de Valoración

Rellena los cuestionarios para comparar tu evolución

Dr. Gómez Cáceres
Traumatología Deportiva en Málaga

Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Extremadura y especialista vía MIR en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Posee, además, un máster en Traumatología del deporte por la UCAM.

Enfocado en la cirugía avanzada artroscópica y del deporte, en especial, de hombro y rodilla, habiendo trabajado en centros de prestigio internacional y nacional.

Cirujano Ortopédico.

Contáctame para más información o reserve una cita

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?