Feugiat nulla facilisis at vero eros et curt accumsan et iusto odio dignissim qui blandit praesent luptatum zzril.
+ (123) 1800-453-1546
info@example.com

Related Posts

Title Image

Rodilla – Ligamentos

El Ligamento Cruzado Anterior  (LCA) es el principal estabilizador de la traslación tibial anterior y de la rotación interna tibial. Además aporta propiocepción y protección de las estructuras internas de la rodilla como son los meniscos y el cartílago articular.

La lesión del LCA es común en la población físicamente activa predominando en el sexo femenino. Más del 75% de las lesiones del LCA se producen ante situaciones de no contacto o indirectas. El paciente suele sentir un “pop” audible en el momento de la lesión y en la mayoría de casos son incapaces de continuar la actividad o evento deportivo. Además, aparece un derrame hemático en las siguientes 6 horas.

Alrededor del 50% de las lesiones agudas del LCA se asocia a lesiones meniscales, condales o de otros ligamentos, que incluso se incrementa en situaciones de insuficiencia crónica del LCA. Existen diferentes tipos de injertos para realizar la plastia del ligamento cruzado anterior, presentando cada uno unas ventajas y desventajas, por lo que un punto crucial reside en la elección individualizada según la experiencia del cirujano, tipo de deporte, las necesidades y deseos del paciente, edad, etc.

Desde hace unos años se han descrito numerosas alternativas de refuerzo o reconstrucción anterolateral, por lo que en circunstancias especiales, es cuando el realizar de manera simultánea la reconstrucción del ligamento cruzado anterior y anterolateral puede marcar la diferencia, permitiéndonos obtener mayor tasa de éxito.

  • Las lesiones ligamentosas de la rodilla son muy frecuentes, sobre todo en población joven y activa, teniendo la mayoría de ellas un origen deportivo. Existen varios ligamentos estabilizadores en la rodilla, siendo la lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) el más lesionado frecuentemente.
  • La cirugía de este ligamento tiene como objetivo mejorar la estabilidad de la rodilla y disminuir el riesgo de lesiones meniscales y del cartílago.
  • En otras ocasiones el ligamento afectado es el cruzado posterior (LCP), los ligamentos colaterales de la rodilla o una combinación de varios de ellos, dando lugar a inestabilidades rotacionales de la rodilla que precisan la reconstrucción de estas estructuras.

Ilustrativo LCA

Imagen rotura LCA

Plastia LCA

Recuperación

El proceso de rehabilitación es la clave en la reconstrucción del ligamento cruzado anterior. La implicación del paciente y el conocimiento de un fisioterapeuta experimentado es imprescindible para una buena recuperación.

Cuidados postoperatorios (Primera Semana)

  • Mantener tanto como sea posible la pierna elevada
  • La rodillera debe mantenerse colocada para no perder la extensión completa de la rodilla
  • Aplicar hielo (no directamente sobre la piel) durante 15 minutos 4-5 veces al día
  • Tomar los antiinflamatorios y analgésicos recomendados.
  • Tomar anticoagulante para evitar la formación de trombos.
  • Cuidados de la herida y vendaje:
    • No se debe cambiar ni retirar el vendaje durante los 2-3 primeros días de la cirugía a no ser que se encuentre muy mojado o saturado de sangre. En los últimos casos se deberá cambiar el vendaje por personal sanitario para descartar alguna complicación.
    • A los 3-4 días realizar cura y sustituir vendaje por apósitos planos
      Curas locales cada 3-4 días con antiséptico.
    • Usted puede ducharse, pero las heridas deben permanecer secas.Esto puede lograrse si protege su rodilla con una bolsa impermeable.
    • Retirada de puntos a los 12-14 días tras la cirugía.
    • Evite la exposición solar directa durante 6 meses. Puede lograrlo con un vendaje o con protector solar SFP-50.
  • El tratamiento de fisioterapia durante el primer mes dependerá del tratamiento de las lesiones asociadas como son las meniscales y lesiones del cartílago.

Meniscectomía (alguna sutura estable)

  • Isométricos de cuádriceps
  • Trabajo por planos (prono, supino, lateral) con la pierna extendida hacia el techo.
  • Iniciar flexo-extensión progresiva ayudado de la otra pierna, sentado en el borde de una mesa o cama.
  • Iniciar trabajo en piscina tan pronto como las heridas lo permitan.
  • Iniciar carga parcial progresiva con muletas a partir de la 3ª semana, según tolerancia del dolor.

Sutura Meniscal

  • Realizar la fisioterapia en descarga hasta la 6º semana.
  • Isométricos de cuádriceps
  • Trabajo por planos (prono, supino, lateral) con la pierna extendida hacia el techo.
  • Iniciar flexo-extensión progresiva ayudado de la otra pierna, sentado en el borde de una mesa o cama. FLEXIÓN LIMITADA A 90º
  • Iniciar trabajo en piscina tan pronto como las heridas lo permitan

NO REALIZAR EJERCICIOS DE ISQUIOTIBIALES NI CADENA ABIERTA

  • Retirar muletas progresivamente según tolere dolor y sensación de estabilidad (primero retirar una y después la otra)
  • Conseguir rangos de movilidad completos sin realizar flexión forzada y sin dolor.
  • Reeducación de la marcha
  • Realizar ejercicios isométricos del cuádriceps y en cadena cerrada hasta 70º de flexión.
  • Ejercicios de cadena cerrada sin peso (sentadillas cortas y desplantes sin peso)
  • Puede iniciar trabajo en piscina y bicicleta estática.
  • Ejercicios de propiocepción y balanceo

NO REALIZAR EJERCICIOS DE CADENA ABIERTA NI ISQUIOTIBIALES SI LA RECONSTRUCCIÓN HA SIDO CON ESOS TENDONES.

  • Fortalecimiento de los siguientes grupos musculares: cuádriceps, isquiotibiales y glúteos.
  • Ejercicios únicamente de cadena cerrada.
  • Inicio del trote progresivo sin pendientes.
  • Ejercicios de propiocepción y control multiplanares
  • Ejercicios de impacto controlados.

Si apareciese inflamación o dolor con alguna actividad regresar al nivel anterior o disminuir intensidad de la actividad.

  • Trote sin dolor e inflamación.
  •  Ejercicios enfocados en ganar fuerza y volumen muscular (poco peso, muchas repeticiones).
  • Ejercicios de cadena cerrada y abierta libres con poco peso.
  • Saltar y aterrizar sin dolor
  • Fortalecimiento funcional: ejercicios pliométricos, agilidad y mini drills.
  • Ejercicios cardiovasculares específicos del deporte del paciente.
  • Propiocepción enfocada en el deporte del paciente.
  • Al final de este periodo puede comenzar a realizar ejercicios de pivote y cambio de dirección.

Aunque se obtenga el alta médica en la consulta del 6º mes con los test específicos realizados, no se aconseja la vuelta a los deportes de pivote hasta el 8º-9º mes de recuperación, teniendo menor riesgo de nueva lesión cuanto más tarde en reanudarse la actividad.

Trabajo Específico

Descarga los PDF con los ejercicios postoperatorios y trabajo específico por semanas.

Escalas de Valoración

Rellena los cuestionarios para comparar tu evolución

Dr. Gómez Cáceres
Traumatología Deportiva en Málaga

Es licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Extremadura y especialista vía MIR en Traumatología y Cirugía Ortopédica. Posee, además, un máster en Traumatología del deporte por la UCAM.

Enfocado en la cirugía avanzada artroscópica y del deporte, en especial, de hombro y rodilla, habiendo trabajado en centros de prestigio internacional y nacional.

Cirujano Ortopédico.

Contáctame para más información o reserve una cita

Abrir chat
💬 ¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?