Project Description

MENISCOS

Los meniscos son estructuras fibrocartilaginosas que se sitúa entre el cóndilo femoral y el platillo tibial de cada compartimento. Actúan estabilizando la articulación, distribuyendo las cargas y contribuyendo a la propiocepción de la articulación. Aproximadamente del 50 al 70% del peso total transmitido a la rodilla es soportado por cada menisco. Las lesiones meniscales se producen generalmente en accidentes deportivos o de la vida diaria. El diagnóstico se realiza mediante la exploración física y las pruebas de imagen (resonancia magnética).

Una vez se ha perdido la integridad meniscal, se producen alteraciones del área de contacto articular que conducen a un potencial incremento de desgaste del cartílago articular y cambios degenerativos precoces. Por lo tanto, el objetivo principal de tratamiento es mantener la mayor cantidad de tejido sano. En pacientes jóvenes en los que no es posible conservar el menisco y continúan con dolor, se puede realizar un trasplante meniscal.

LESIONES LIGAMENTOSAS

Las lesiones ligamentosas de la rodilla son muy frecuentes, sobre todo en población joven y activa, teniendo la mayoría de ellas un origen deportivo. Existen varios ligamentos estabilizadores en la rodilla, siendo la lesión del ligamento cruzado anterior (LCA) el más lesionado frecuentemente. La cirugía de este ligamento tiene como objetivo mejorar la estabilidad de la rodilla y disminuir el riesgo de lesiones meniscales.

En otras ocasiones el ligamento afectado es el cruzado posterior (LCP), los ligamentos colaterales de la rodilla o una combinación de varios de ellos, dando lugar a inestabilidades rotacionales de la rodilla que precisan la reconstrucción de estas estructuras.

LESIONES CONDRALES

El cartílago articular es muy vulnerable a las lesiones y el organismo tiene una capacidad muy limitada de repararlo. Existen múltiples causantes de estas lesiones cursando con periodos asintomáticos seguidos de otros con molestias o dolor soportable.

Las lesiones del cartílago y del hueso subcondral requieren en ocasiones una solución que en estos momentos ofrece muchas posibilidades: desde la estimulación del hueso subcondral hasta técnicas avanzadas de biotecnología dependiendo tanto del tamaño de la lesión, de su localización y la clínica que ocasionan.

INESTABILIDAD ROTULIANA

La patología patelofemoral representa el 20-40% de los problemas de rodilla, siendo más frecuente en el sexo femenino que realizan algún tipo de actividad deportiva. Biomecanicamente esta articulación es una de las más complejas del organismo, en la que influye tanto la forma del fémur y la rótula, las estructuras capsuloligamentosas y los músculos de esta región. La lesión o alteración de una o varias de estas estructuras puede dar lugar a inestabilidad rotuliana.

El paciente refiere episodios de fallo, subluxación o luxación en alguna ocasión. A menudo, dolor e inestabilidad coexisten en la exploración física.

La radiografía simple es el primer paso a realizar para complementar a la exploración física.

El tratamiento conservador adaptado a cada caso es la primera opción de tratamiento.

En caso de no mejoría tras un mínimo de 6 meses de tratamiento rehabilitador se ha de plantear la opción quirúrgica para la corrección los factores anatómicos alterados.

DEGENERATIVA

La artrosis de rodilla es una enfermedad degenerativa que consiste en la pérdida del cartílago articular, la formación de osteofitos y la deformación de la articulación afectada. Existen factores que aceleran el proceso como las fracturas, la inestabilidad, la obesidad…

El paciente cursa con dolor mecánico y crónico de intensidad leve o moderada que cede o mejora con el reposo, limitación de la movilidad, deformidad, crepitación y crujidos.

El tratamiento como en las demás enfermedades articulares degenerativas comienza con medidas para mejorar las condiciones de carga de la articulación. En fases leves de la enfermedad se utilizan infiltraciones de acido hialurónico y antiinflamatorios.

Se recurre al tratamiento quirúrgico según la extensión de la enfermedad y los síntomas que presenta el paciente utilizando la modalidad más adecuada según cada caso: osteotomía variante/valguizante, prótesis unicompartimental y prótesis total de rodilla.

FRACTURAS ALREDEDOR DE LA RODILLA

Las fracturas del fémur distal y tibia proximal se dan en pacientes jóvenes debido a traumatismos de alta energía y pacientes ancianos con osteoporosis por traumatismos de baja energía.  La clínica cursa con dolor, deformidad, crepitación dolorosa e impotencia funcional. Es muy importante descartar la afectación vasculonerviosa en este tipo de fracturas. La radiología simple y tomografía computerizada ayudan a clasificar, evaluar y decidir el tipo de tratamiento a realizar.

El tratamiento no quirúrgico prácticamente no se utiliza en la actualidad siendo la tendencia actual la síntesis con el menor daño posible a las partes blandas y vascularización. El apoyo completo de la extremidad afecta suele permitirse entre las 8-10 semanas de evolución desde la intervención.

TENDINOPATÍAS DEL APARATO EXTENSOR

La tendinopatía cuadricipital es la menos frecuente de las tendinopatías de la rodilla.

Se presenta como un dolor localizado en el polo superior de la rótula sobre todo en pacientes que realizan contracciones bruscas y repetidas del cuádriceps en sus deportes.

En muchas ocasiones asocia calcificaciones intratendinosas, siendo la ecografía muy útil para su diagnóstico.

La entesopatía proximal del tendón rotuliano es la más frecuente de las patología de este tendón.

La clínica asocia dolor en reposo y a la palpación en el polo inferior de la rótula que puede irradiarse por otras zonas de la rodilla.

La ecografía ayuda a diferenciar las tendinopatías crónicas de las roturas parciales y totales.

Hoy día, se dispone de una amplia variedad terapéutica para el tratamiento de las lesiones crónicas y roturas parciales. En el caso de no mejoría o en roturas completas se realiza tratamiento quirúrgico de las mismas.

Entradas recientes

Especialidades

Datos de contacto

  • 902 121 001 - 951 011 150

  • CHIP - Complejo Hospitalario Integral Privado
    Av. de Carlos Haya, 121
    29010 Málaga, España